Zona de confort en ventas

Las personas que nos dedicamos a la venta ¿como podemos darnos cuenta que estamos dentro de nuestra zona de confort?.

El indicador no es que tu jefe te presiona. En ese caso das por hecho que no estás haciendo todo lo que podrías hacer para vender más. Ese indicador no es correcto porque su presión y tu resistencia «van en el sueldo» (el de ambos).

El indicador fiable es que te aburres, te sientes desmotivado, no encuentras aliciente para captar clientes nuevos o vender más a los actuales.

La desmotivación es el indicador. Lo tienes todo bajo control, ya vendes el producto/servicio «con los ojos cerrados», sabes de memoria las características, lo que tienes que decir al cliente y lo que tienes que obviar. Incluso sabes argumentar buenas respuestas a preguntas del cliente dirigidas como un torpedo directamente a la línea de flotación de tu producto/servicio.

Y ahora tu dirás, ¿te quieres mover o prefieres envejecer durante años aburriendote en tu zona de confort?.

Aprende nuevas formas de conocer mejor a las personas (clientes/proveedores) para mejorar tus habilidades de negociación.

Ponte retos a ti mismo, por ejemplo conseguir aquel cliente que se te resiste, conocer y vender ese producto/servicio nuevo del que no sabes casi nada, ganarte la confianza de esos clientes con los que, a pesar de los años, aún mantienes una relación algo «distante», etc, etc

Y para todo ello hay que MOVERSE, no quedarse en la silla esperando a que ocurra. Si realmente deseas MOVERTE cualquier pequeña nueva acción que realices te hará motivarte para realizar la siguiente, y de esta forma, poco a poco, conseguirás un gran cambio.

Y lo mejor de todo: SOLO DEPENDE DE TI.

Deja una respuesta